martes, 5 de julio de 2016

Sherlock Holmes y el extraño caso de la mujer barbuda.



El taxi sobrevoló de forma brusca el gran edificio de empresas NewGen haciendo que mi dispositivo holográfico cayese a los pies de Holmes. Boyas levitadoras iluminaban la autopista aérea 52 de un extremo a otro de Vieja Londres.
—Hágame el favor, Sr. Watson, recuérdeme por qué hemos aceptado este aburrido   caso —dijo Sherlock Holmes mientras me acercaba el pequeño aparato—. Nos esperan en la ópera.
—Es por Mary. Ya se lo dije, su mejor amiga acaba de morir de forma trágica.
Holmes asintió con la cabeza y volvió a fijar su vista en el concurrido tránsito aéreo. Encendí el dispositivo. La versión holográfica de The London Post mostraba en primera plana a los dos directivos de la NewGen, el economista Johan New, alto y delgado, ataviado con traje de spandex y pelo azul a la moda, y el científico Peter Gen, con barba descuidada, pelo canoso y bata blanca. Anunciaban que en breve estaría disponible para uso comercial su sistema de recombinación genética: “Si no te gusta cómo eres puedes cambiarte. Sé un nuevo tú en NewGen”. La Asamblea de planetas había aprobado la nueva ley de modificación genética y un prometedor futuro se vislumbraba para la patente exclusiva de NewGen.
El clásico cordón policial luminoso nos esperaba cuando aterrizamos. Dos androides policía nos condujeron hasta el inspector Lestrade.

—Les pongo en antecedentes —dijo cambiando el peso de un pie a otro—. El Sr. New y su socio estaban jugando al billar, ya saben, ese antiguo y elitista juego de palos y bolas. Cuando han acabado, hacia las 19:00 horas, han ido hasta el cuarto de la Sra. New y la han encontrado muerta en el suelo. Veinte puñaladas en el torso. No han oído nada y no sospechan de nadie. Vengan, les conduciré a la escena del crimen. 
Continuará... 
____________________________________

Si quieres leer el final de esta historia sólo tienes que ir a mi página de facebook y darle a "ME GUSTA . 
click
https://www.facebook.com/alexpuiglinares/

En cuanto lleguemos a los 300 desbloquearemos este relato tan divertido.